Implantes Dentales en Sevilla

Los implantes dentales son una buena solución para sustituir piezas perdidas. En las clínicas de Séptima Dental contamos con los mejores profesionales quirúrgicos. Nos avalan más de 20 años de experiencia.
implantes dentales sevilla

Séptima Dental desarrolló y lidera la técnica de implantología Silva-Kos, del Doctor Martínez Silva, Director de Séptima Dental. Se trata de una moderna técnica, en la que se utilizan implantes monobloques de titanio, que resulta mucho menos invasiva y traumática que técnicas convencionales. Para garantizar un resultado de calidad, se transforma una radiografía de su hueso maxilar en un biotipo sólido de tres dimensiones, pudiendo el cirujano planificar de forma real y exacta cada cirugía. La mayoría de las veces, el paciente no necesita apertura ni puntos y no sufre apenas post-operatorio.

Con implantes monobloques, es decir, de una sola pieza, en Séptima Dental conseguimos reducir a uno el número de cirugías al que debe someterse el paciente y sobre todo, la incidencia de periimplantitis a partir del 5º año (motivo de pérdida de los implantes dentales) es practicamente inexistente.

Séptima Dental ha dejado atrás los tediosos tratamientos en los que el paciente se ve obligado a someterse a dos cirugías como mínimo. Reseñas que hablan de la técnica Silva-Kos, aparecen en las revistas de odontología más influyentes de la actualidad como Maxilaris o La Gaceta Dental.

En Séptima Dental te ofreceremos siempre el tratamiento que mejor convenga a tu salud bucodental, utilizando en todo momento materiales de primera calidad, como los implantes monobloques de fabricación suiza con los que trabajamos. Hacemos un trabajo de gran nivel a unos precios justos y competitivos. Puedes visitarnos para un diagnóstico clínico y radiológico sin costes.


¿Qué son los implantes dentales?

Los implantes dentales son raíces artificiales que se colocan en la mandíbula para sujetar un diente o una arcada de reemplazo. Son una de las opciones más seguras y duraderas para aquellas personas que han perdido piezas dentales ya sea por trauma, enfermedad periodontal o cualquier otra razón.


¿Para qué se usan los implantes dentales?

Se utilizan para reponer pérdida de piezas dentales, con la consiguiente mejora en estética, seguridad, calidad de vida y salud.

Estética

A la hora de reponer piezas dentales, no hay opción más estética. No sólo mejorará tu sonrisa, sino que rejuvenecerá tu rostro; la ausencia de piezas dentales causa pérdida ósea, lo que envejecerá tus facciones.

Seguridad

Los implantes dentales cuentan con unas tasas de éxito muy superiores a cualquier otra forma de restauración dental. Es un tratamiento conservador ya que no afecta al resto de las piezas dentales presentes. Además, gracias a la biocompatibilidad del titanio, la correcta adaptación de las piezas en la boca es muy sencilla de conseguir.

Calidad de vida

Ya que su estabilidad y su sensación es idéntica a la del diente natural, serás capaz de sonreír, comer y hablar sin preocupación ni molestias. Y como la prótesis no se mueve, tendrás plena confianza.

Salud

La falta de piezas dentales provoca una masticación incorrecta de los alimentos, lo que puede degenerar en problemas estomacales. Por otro lado, el no reponer un diente perdido tiene efectos secundarios, como la extrusión del diente antagonista o la inclinación progresiva de los dientes adyacentes, lo que dificulta la higiene y la colocación futura de un implante.


Tipos de implantes dentales

En la actualidad se utilizan dos tipos de implantes dentales que corresponden a dos materiales distintos. Estos materiales son el titanio y el zirconio y pese a que se integren de manera distinta, ambos son completamente biocompatibles.

Los implantes de zirconio

El zirconio es un material cerámico de resistencia y dureza extremas que ya se utilizaba con anterioridad para fabricar brackets, pernos, puentes y coronas dentales. Su color es muy similar al de un diente natural y siempre y cuando las condiciones de higiene sean óptimas tiene una durabilidad extraordinaria.

El zirconio también evita la formación de placa bacteriana, resiste la corrosión de los ácidos y no provoca problemas con los cambios de temperatura.

En el caso de los implantes de zirconio se recurre a una técnica llamada biointegración. En lugar de tratarse de una unión puramente mecánica (como es el caso de la osteointegración de los implantes de titanio), nos encontramos con una unión química que se produce a través de una capa que se forma entre la superficie del implante y la del hueso. Este tipo de unión es más intensa y rápida que la osteointegración. Se observa que el nivel óseo alrededor de los implantes de zirconio se mantiene intacto con el paso del tiempo, lo cual reduce las posibilidades de infección por bacterias subgingivales.

Implantes de titanio

Es el material más utilizado para los implantes dentales, debido a su alta biocompatibilidad con el organismo. Se trata de un metal de color similar al acero pero más ligero, de dureza superior y fácilmente moldeable.

Los implantes dentales de titanio se colocan gracias a la osteointegración, una unión mecánica por la cual las células del hueso se adhieren a la superficie del implante, aumentando así la fijación al maxilar de forma progresiva.


Los mejores implantes dentales

El tipo de implante dental más utilizado en la actualidad es el de titanio. La altísima biocompatibilidad del material de fabricación, así como su moldeabilidad y su ligereza son características que lo convierten en el implante de referencia.

Sin embargo, en algunos casos aislados —por alergia al titanio o por necesidad de una estética superior— se utilizan los implantes de zirconio.

Te recomendamos que a la hora de elegir implantólogo, compruebes si dispone de técnicas avanzadas de implantología de precisión como Silva-Kos, que permiten una cirugía sin cortes, un sangrado casi nulo, y casi sin anestesia.

Método Silva Kos: ¿en qué consiste?


¿Cuándo hay que recurrir al implante dental?

En el momento en que pierdas una pieza dental —o varias—, ya sea por trauma, lesión o problemas de salud bucodental. El no reponer una pieza dental perdida puede conllevar graves problemas de salud y estética.

  • La ausencia de piezas dentales provoca una pérdida de masa ósea en la zona mandibular, lo que envejece tu rostro.
  • Las dificultades a la hora de comer pueden afectar a tu salud y a tu peso.
  • Los dientes sanos que rodeaban a la pieza perdida se encuentran más vulnerables al descuelgue, la inclinación y la mala higiene.
  • Al inclinarse los dientes sanos, no sólo es más difícil colocar un implante en un futuro; también se incrementa la posibilidad de perderlos.

¿Cuándo se puede comer tras un implante?

Aunque una cirugía implantológica de precisión permite una cirugía segura, libre de errores y mínimamente traumática, lo cierto es que como toda cirugía, conlleva una recuperación.

Durante esta recuperación —tres meses de cicatrización en la mandíbula, cuatro en el maxilar superior— tienes que tener un cuidado extremo con tu dieta.

Temperaturas extremas

Tras la incisión en la encía y la colocación del implante, no debería sorprenderte que el área sea sensible durante un tiempo.

No bebas ni comas cosas muy calientes o muy frías durante un tiempo, para evitar molestias relacionadas con la sensibilidad dental. Por la misma razón, también es recomendable evitar las comidas muy picantes.

Comidas duras

Deberías evitar las comidas duras durante los días posteriores a la colocación del implante. No es sólo por la comodidad del paciente: morder un caramelo duro no sólo causa dolor, sino que podría dañar la zona del implante.

Semillas y similares

Evita también las comidas pequeñas —como las pipas de girasol— que se puedan introducir en las heridas quirúrgicas.

Si de forma accidental muerdes algo duro y te preocupa tu nuevo implante, pregunta a tu dentista.


¿Cómo debo cuidar de mis implantes?

Al contrario de lo que todo el mundo sabe, los implantes hay que limpiarlos a diario para evitar las posibles enfermedades periimplantarias. Estas se caracterizan por la infección y/o inflamación de los tejidos que rodean al implante, lo que podría llevar a la pérdida del mismo.

El cepillado sigue siendo la herramienta fundamental para una higiene dental correcta, pero no elimina la placa interdental de forma eficaz, por lo que es necesario utilizar seda dental o cepillos interdentales.

Frota bien la encía que rodea al implante, por fuera y por dentro. Es posible que notes cierto sangrado, lo cual no significa que te estés haciendo daño: la acumulación de biofilm produce inflamación y sangrado. Cepilla sin miedo para que baje la inflamación y acude a tu dentista para la revisión del implante.

Más información sobre el cuidado de tus implantes


¿Cuánto tiempo dura un implante dental?

Los implantes dentales, al igual que los dientes naturales, pueden durar para toda la vida. Para llegar a esa durabilidad, sin embargo, hay que prestarles una atención especial; al ser un elemento artificial no dispone de mecanismos de defensa con los que defenderse ante una infección.

Para que la durabilidad de un implante dental sea óptima, se necesita:

  • Que la encía esté queratinizada.
  • Que la higiene dental del paciente sea óptima (cepillo, seda dental, cepillos interproximales)
  • Que haya revisiones periódicas para eliminar bacterias presentes, descartar infecciones e inflamación, etcétera.

En resumen: un implante es para siempre si recibe los cuidados necesarios.


Causas del fracaso de los implantes dentales

Los avances científicos y tecnológicos han logrado que la tasa de éxito de los implantes supere el 95% quince años después de su colocación.

Esta estadística es tranquilizante, pero no debemos olvidar que detrás de ese cinco por ciento hay personas con un determinado tratamiento. Lo ideal sería alcanzar un porcentaje de éxito del 100%, pero ni alcanzando las tasas más altas de fiabilidad se puede garantizar la durabilidad en el tiempo de los implantes.

Existen factores fuera de nuestro control que no podemos predecir, en gran parte relacionadas con los hábitos personales. La falta de higiene bucal, el tabaquismo, enfermedades de las encía afectan a la durabilidad del implante. A veces incluso influye la falta de respeto por las medidas recomendadas para prevenir problemas en los implants recién colocados.

Es oportuno repasar las causas principales de fracaso de los implantes.

  • Un tratamiento inadecuado puede acarrear el fracaso. Un diagnóstico incorrecto, el método de fabricación de los implantes o incluso el modo de colocación pueden llevar a que la cirugía no consiga el éxito que se espera.
  • Complicaciones postoperatorias, como infecciones bacterianas que dificultan la adaptación del implante o la falta de osteointegración de la pieza.
  • Factores mecánicos. A pesar de una intervención e integración correcta, el patrón oclusal (la forma de masticar y cerrar la boca) puede afectar de forma negativa a la pieza dental. Esto también puede ocurrir en el caso de padecer bruxismo y no utilizar la férula de descarga adecuada. Cómo combatir el Bruxismo
  • Conducta inadecuada. La falta de higiene bucal afecta tanto a los dientes naturales como a los implantes. La enfermedad periodontal puede provocar el fracaso de unos implantes que tenían una evolución positiva, ya que esta patología se puede trasladar al área de tejido alrededor del implante.

¿Cuántos implantes dentales pueden hacerse en una sesión?

Mientras que se requiere sólo un implante para restaurar un diente perdido, la pregunta es: ¿cuántos implantes simultáneos se pueden realizar si faltan varios dientes?

Esta pregunta se responde en la etapa de preparación para el procedimiento de implantología dental, ya que se necesitan unos exámenes previos para determinar la salud de tus huesos maxilares, y

A la hora de reemplazar múltiples piezas, la opción de colocar un implante por pieza se suele descartar, recurriendo en su lugar a diversos implantes colocados de una vez para colocar una arcada completa.


¿Son dolorosos los implantes dentales?

La cirugía de colocación de un implante dental se realiza, por lo habitual, con una leve cantidad de anestesia local en la consulta. Más allá del pinchazo inicial con el que se aplica la anestesia, no hay por qué notar nada cuando el implante se coloca, más allá de escuchar el instrumental que se utiliza y notar los movimientos del odontólogo. En casos muy concretos, ya sea por indicación facultativa o por petición expresa del paciente, se realiza bajo sedación general.

En el caso de técnicas de precisión milimétrica como Silva-Kos, las molestias post-operatorias son tan mínimas que con una simple toma de ibuprofeno hay suficiente para paliarlas.